De noche justo antes de los bosques – El desarraigo y la incomprensión.

De noche justo antes de los bosques es una obra teatral en forma de monólogo del dramaturgo Bernard Koltès que trata la angustia existencial del hombre en la sociedad capitalista actual. Un tema que se puede ver reflejado en distintas partes de la obra es el desarraigo y la incomprensión que siente el personaje, un extranjero en Francia. En la obra se puede percibir una reflexión sobre relaciones personales en la sociedad moderna e industrial, la época podemos deducirla de su lenguaje actual y urbano, los espacios a los que hace referencia como el metro o los hoteles. Un recurso que nos lleva a pensar en una sociedad capitalista es la referencia habitual a la fábrica y al sindicato. Estos mismos elementos nos hacen pensar que el protagonista es un personaje de clase obrera que trabaja en una fábrica:

 “y yo, eso de meterme en una fábrica, ¡ni pensarlo, de todos modos, siempre terminan por encerrarte en una fábrica”

El personaje protagonista, del cual no sabemos ni su nombre, podría ser cualquier individuo, incluso el espectador puede identificarse con esa persona cuyos sentimientos representan a la colectividad de una comunidad. La palabra extranjero además nos remite a la idea de no sentirse parte de algo, el sentimiento del protagonista de desarraigo de la sociedad industrializada tan individual en la que vive, en la que no es uno mismo sino que sigue la corriente de los demás, como demuestran sus palabras:

“obligado a disimular que soy extranjero, obligado a hablar de moda, de política, de sueldos y de comida, todos estos gilipollas de franceses con las mismas jetas y las mismas preocupaciones, hablando de comida incluso bajo la lluvia, siempre siguiéndoles la corriente y siempre hablando de comida, y yo, asintiendo, para tener luego la libertad de salir corriendo”

El resto de personajes de la historia no tienen una importancia real en la trama sino que son utilizados por el autor para expresar los distintos sentimientos y situaciones que pasa el protagonista. En primer lugar el personaje al que para por la calle en busca de compañía es otro más que no tiene nombre, podría ser cualquiera, el propio espectador al que le cuenta sus reflexiones y le trata como a un compañero, la función de ese personaje es dar pie al monólogo. Los demás personajes simplemente son personas con las que interactuado el protagonista y de las que le habla al transeúnte. Los parisinos que hablan de él en el baño, por actuar diferente, o las personas que le roban en el metro nos remiten no solo a la idea de que es incomprendido, sino también que es rechazado por los propios ciudadanos por ser alguien externo, un extraño que rompe la comunidad.

Destaca el personaje femenino con el que está el protagonista, a través de las vagas ideas del monólogo no conocemos realmente qué tipo de persona es, al igual que el protagonista que no conoce a nadie de su entorno realmente. Una idea que nos hace pensar, de nuevo, en la soledad e individualización del hombre.

“hasta el mediodía me quedé en mitad del puente, no es su verdadero nombre y yo no le dije el mío, nadie sabrá nunca quién amó a quién, una noche, acostados sobre el reborde del puente

Un elemento visual que acompaña esta idea de soledad que quiere crear el autor es la lluvia, que nos hace pensar en un personaje dentro de un ambiente triste, caminando solo bajo una permanente lluvia que aparece numerosas veces a lo largo de la obra:

 “a  pesar de la lluvia y la ropa mojada, corrí, no sólo por lo de la habitación, no solo por pasar un rato en una habitación, salí corriendo, corrí, corrí, para que esta vez al doblar la esquina, no me encuentre en una calle vacía de ti, para no encontrar solo la lluvia, la lluvia, la lluvia, para encontrarte esta vez, a ti, detrás de la esquina, ya atreverme a gritar: ¡compañero!”

El texto es un monólogo que no tiene puntos, únicamente comas, de esta forma conecta distintas ideas y sentimientos y los expresa de forma seguida, como si el personaje hablase rápidamente para desahogarse. Que Koltès eligiese hacer del texto completo un monólogo le da a posibilidad de abarcar una mayor pluralidad temática que conecta a través de los distintos pensamientos del protagonista y los personajes secundarios. El texto crea en el espectador un sentimiento de complicidad, y como ya se ha comentado los sentimientos del personaje representan a una comunidad, una incomprensión que cualquier persona puede sentir, por lo que el monólogo transmite mejor esta idea.

En la obra podemos ver representado la idea de los Otros dentro de una sociedad, es decir, personas que no entran en el estándar del grupo dominante y que por lo tanto son rechazas y tratadas con miedo, generando en ellas aún más desarraigo y distancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s