Del mito original al Amor de Fedra

Para la práctica anterior sobre el libro de Sarah Kane, El amor de Fedra, me leí el libro Hipólito del dramaturgo griego Eurípides. Me pareció interesante como Sarah Kane había mantenido la misma acción pero modernizado el mito y he decidido hacer una comparación con algunos elementos de la obra. En esta versión Kane sitúa la obra en la sociedad de finales de los noventa, lo que se puede observar a través de las referencias a objetos presentes ya desde el principio de la obra:

«Hipólito está sentado en una habitación en penumbra, viendo la televisión. Está tumbado en un sofá rodeado de juguetes electrónicos caros, bolsas vacías de patatas fritas y golosinas y un puñado de calcetines y calzoncillos usados»

En el mito original. Fedra se enamora de su hijastro Hipólito debido a la influencia de la diosa Afrodita, quien busca venganza contra Hipólito por rechazarla a ella y al amor. Hipólito conoce a través de la Nodriza de Fedra que está enamorada de él y la rechaza fervientemente debido a considerarlo algo incestuoso. Fedra ante el temor de que le cuente todo a Teseo se suicida y deja una tablilla culpado a Hipólito de violarla.

Teseo al descubrir el cuerpo de su esposa y la tablilla destierra a Hipólito y le pide al dios Poseidón que le asesine. Cuando Hipólito se marcha de la tierra de su padre Poseidón envía un toro desde el mar que le hará perder el control de su cuadriga y morir. Antes de morir es llevado ante Teseo, en esta última escena aparece la diosa Ártemis, a quien Hipólito es devoto, y resolverá la trama desvelando la inocencia de Hipólito, quien perdonará a su padre antes de morir.

Hipólito es el personaje que mas difiere del mito original en la obra de Sarah Kane. Mientras que en la obra original es un personaje virtuoso y casto en la obra de Kane representa a un personaje decadente, malcriado e insolente que mantiene relaciones con distintas personas por las que después muestra desprecio. Otra característica que diferencia al personaje en ambas historias es la transformación de la misoginia del Hipólito de Eurípides al desprecio general por todo el mundo del personaje que crea Kane. El elemento común que podemos encontrar en ambas historias es el aprecio que siente la gente del pueblo por el príncipe.

El papel de Fedra es el que menos cambia con respecto al mito original. Muestra un amor irracional hacia su hijastro y cuando este le rechaza se suicida ahorcándose e incrimina a Hipólito para preservar su honor. Este amor irracional en la obra de Eurípides se explica a través de la influencia de Afrodita, quien en la primera escena explica su aversión hacia Hipólito y revela su intención de vengarse de él a través de Fedra:

«Pues un día en que él fue desde el palacio de Piteo, para visitar e iniciarse en los augustos misterios, a la tierra de Pandión, la noble esposa de su padre, Fedra, lo vio y su corazón fue invadido por un terrible amor a instancias mías»

Mientras que en la versión de 1996 este amor irracional se puede ver en la cuarta escena  durante la conversación de Fedra e Hipólito:

«Fedra: Te quiero

Silencio.

Hipólito: ¿Por qué?

Fedra: Eres difícil. Malhumorado, cínico, amargado, gordo, decadente, malcriado. Te quedas en la cama todo el día y luego te pasas viendo la televisión toda la noche, vas armando follón de un lado a otro de la casa con sueño en los ojos y ni un solo pensamiento para nadie. Sufres. Te adoro.

Hipólito: Eso no es muy lógico.

Fedra: El amor no lo es.»

El personaje de Teseo al igual que en el mito no aparece hasta después de la muerte de Fedra. Su papel es decisivo en el final de Hipólito, en el mito pide a Poseidón que le asesine y en la obra de Sarah Kane durante su conversación con la gente del pueblo muestra como lo que le interesa es preservar la reputación de la familia real e incita a la gente a matar a Hipólito:

«Hombre 1. Mátale, Muerte a la escoria real.

Hipólito mira a Teseo a la cara.

Hipólito: Tú.

Teseo duda, luego le besa en la boca y lo arroja en brazos del Hombre 2.

Teseo: Mátale. »

 

El final de la obra nos remite a la época clásica a la que pertenece este mito a través del entierro de Fedra en una pira funeraria. También a través de la violencia con la que Hipólito es asesinado y muere violentamente, al igual que el mito original, donde muere a causa de la intervención de Poseidón.

Como conclusión, Sarah Kane reinterpreta el mito de Hipólito y lo moderniza para tratar las relaciones personales de la época actual, que muestra como algo corrompido por la violencia, y la soledad del hombre. En esta obra consigue mostrar una sociedad individualizada presa del consumismo y el capitalismo. Una sociedad en decadencia atravesada por la violencia, igual que las relaciones de la obra.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s