Litoral. El problema de la memoria: memoria histórica, memoria colectiva y posmemoria

La obra dramática Litoral, de Wajdi Mouawad, narra la historia de Wilfrid quien busca un lugar adecuado donde enterrar a su padre, cuya muerte le lleva a un proceso de reconstrucción de su identidad y búsqueda de sus raíces con un viaje al país de origen de sus padres.

La memoria histórica es un tema que se puede ver claramente reflejado en la obra. Al igual que los padres del protagonista en la historia, los padres del autor, Wajdi Mouawad, huyeron del Líbano a Francia a causa de los conflictos bélicos que asolaban el país. Estas referencias, aunque no se mencionen directamente, se pueden ver en conversaciones como la que mantiene Wilfrid con Wazaan:

«Wilfrid: El día que invadieron el país, ellos huyeron.

Wazaan: Entonces huyó mucha gente.

Wilfrid: ¡Sí, pero ellos huyeron lejos, hasta el otro extremo del país y todavía más lejos, a países lejanos! Hacían paseos hasta el mar».

En la obra se hacen múltiples referencias a este conflicto, y a todos los muertos que ha dejado, Wilfrid se ve obligado a recorrer el país en busca de un lugar donde enterrar a su padre porque los cementerios están llenos. Los personajes que Wilfrid se encuentra en el camino y que le acompañan aportan sus distintos testimonios sobre la guerra. Con historias fragmentadas se crea la memoria del pasado que marca la identidad de estos personajes y los conflictos que tienen en el presente.

«Simone: ¡Para saber lo que sucedió! ¿Tú no quieres saber? ¿Entender quién mató a quién? ¿Quién le disparó a quién? ¿Cuándo? ¿Cuántos? ¿Cómo? ¿Cómo golpearon, por qué degollaron? ¿Por qué lloraron los hombres? ¿Y mi padre arrodillado ante la casa quemada? ¿Por qué lo mataron? ¿Por qué tres balas en la cabeza? ¿Y mi madre, cómo la colgaron? ¿Mi hermano, cómo lo aventaron a los perros, a los pájaros? ¿Y mi hermana, cuántos la violaron? ¿Y luego quemaron? ¿Y Said, cómo explotó? ¿No quieres? ¿No quieres saber por qué? ¡Ven! Tú contarás».

Estos personajes, afectados de manera directa por la guerra, están condicionados por la violencia de la que han sido testigos en el pasado. Estos personajes buscan recordar a las víctimas de la guerra puesto que la memoria de los hechos del pasado marca su identidad en el presente.

En los textos que tratan la memoria histórica es habitual encontrar referencias a los fantasmas, puesto que es una característica que tiene que ver con la insistencia en el pasado y su recuerdo.

El tema de la posmemoria se puede ver en Litoral por las múltiples referencias al recuerdo de alguien después de morir. La posmemoria se refiere a la memoria que no es directa, sino que se transmite por herencia familiar o cultural. El fantasma del padre de Wilfrid es el personaje en el que mejor se manifiesta este aspecto. La memoria sobre este personaje se construye después de su muerte. No obstante, en este caso la memoria sufre una transformación debido a que es transmitida de forma indirecta, de una  generación a otra, sufriendo variaciones. De este modo, Wilfrid tiene dos versiones distintas sobre la muerte de su madre y la relación del padre en ella, la que le cuentan sus tíos y la que lee en las cartas que le había dejado su padre. A través de las cartas del padre vemos como él tuvo que tomar una decisión difícil y quiso salvar a su mujer, pero ella eligió la vida del niño antes que la suya.

«El padre joven: ¡Sálvela!

Un doctor: Tenemos que sacrificar al niño.

El padre joven: Sacrifiquen al niño.

Jeanne: ¡No! ¡Guarden al niño, guarden al niño!»

Mientras que en la versión de sus tíos el padre había asesinado a su madre al hacerla tener un hijo, al que además luego abandona.

«Tío Émile: ¡Tu padre es el asesino de tu madre! Ella era demasiado débil para tener un hijo, ella lo sabía, no tenía la constitución ni la salud para eso. […] Lo  abandonó todo y se fue a viajar por el mundo, enviándote, de vez en cuando, una postal mientras tus tías, tus tíos, se encargaban sólo de tu educación. ¿Ahora entiendes? ¿Desde cuándo se entierra a un asesino con su víctima?»

La novela supone una reflexión sobre la memoria de un país afectado por la guerra y del condicionamiento de esta herencia en la identidad de las personas del país. Esta reflexión se muestra a través del  viaje de Wilfrid, quien también busca encontrar su identidad y su historia a través del pasado. Los orígenes de los personajes condicionan su futuro y también su personalidad. Por esta razón Wilfrid, a través de los recuerdos de su padre, contados en esas cartas sin enviar, sufre un cambio en su identidad, puesto que cambia su pasado, y busca descubrir quién es realmente.

«Wilfrid: Entonces, abrí, carta por carta, para encontrar, para entender. Mi vida entera salía de esos sobres, mis recuerdos, mi imaginación, todo se me escapa y se evapora. De pronto tuve el profundo sentimiento de que ya no era yo, que había otro Wilfrid y que a ese Wilfrid, casi lo podía ver y tocar. Todas esas cartas que me escribió mi padre, ¿qué serían sino la prueba de que nunca existí realmente, ya que esas cartas no estaban dirigidas a mí sino a otro yo, que se parece mucho a mí, que tiene mi edad, que también se llama Wilfrid y que, por la más grande de las coincidencias vive en mi piel?»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s